Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies

JULIO Y CAROL

JULIO Y CAROL
Ficha técnica
Editorial:
LA MIRADA MALVA
ISBN:
9788494428517
Idioma:
ESPAÑOL
Formato:
PDF
DRM:
Si
Tagus

6,00 €
Comprar

Hermosísimo libro.Para los que, queriendo tanto a Cortázar, no pudimos tratarle en persona, es la oportunidad de conocer una historia emotiva y tremendamente cercana, contada por alguien que sí tuvo esa gran fortuna. -Talita Rocamadour- José Alias ha hecho un juego cortazariano con este libro que es ligero y frágil en el mejor sentido de la palabra. Yo diría que la Rayuela de Julio Cortázar, esa magnífica novela, se sigue prolongando hasta nuestros días? para mí es otro capítulo de ?otros lados? de Rayuela. Es un juego, es una especie de rompecabezas que no es solamente para leer, también es un libro para ver? es un libro muy visual y en medio de esa literatura fragmentaria que va constituyendo una pequeña memoria encontramos un fondo histórico y cultural con una serie de personajes muy importantes de la cultura latinoamericana que gravitaron alrededor de la vida de Julio Cortázar en los ?70 y en los primeros años ?80. Por ejemplo, hay un epígrafe del gran escritor argentino Daniel Moyano, referencias a Augusto Monterroso, Eduardo Galeano, Marechal? o sea que aquí está la literatura hispanoamericana, la literatura que se nutrió de la lengua española y está también la música representada, entre otros, por el famoso Cuarteto Cedrón que fue muy importante en esa época? es, en suma, un homenaje a Cortázar soportado en un libro muy bello y es también un sentido homenaje a la amistad de los cronopios. -Fabio Martínez- El libro preciso y precioso en su marcha hacia lo más íntimo de Cortázar, hacia su hacer y decir cotidiano, hacia su manera amable y cortés de vivir para sus amigos. José Alias lo cuenta de un modo tan pudoroso, tan despojado de arrogancias o jactancias que el lector siente por momentos que el mimado es él mismo, que Julio Cortázar posa sus atenciones en ese lector intruso, intermediado por los ojos y los sentires de Alias, que todavía lo recuerda todo, como si hubiese sido ayer. -Jaime Correas